La apuesta de Cove con su nueva botella de plástico biodegradable. Está diseñada de un biopolímero, denominado PHA que proviene de una bacteria fermentadora.

¿Cómo plantea Cove reducir la contaminación?

Las voluminosas cifras que se descartan diariamente, se deben al mal desempeño de los residuos, esto quiere decir, que hay una búsqueda ante una nueva alternativa. Esta misma es, la nueva Botella de agua Cove. La mejor elección a la hora de elegir una botella para reducir la contaminación.

Un avance para el cuidado del medio ambiente.

El fundador de la empresa Culver City Cove, Alex Totterman dio a conocer a través de un anuncio publico, que para fines de año rodeando diciembre, «su compañía lanzara la nueva Botella de agua desarrollada en su integridad con materiales biodegradables».

Expectativas del lanzamiento

Luego de su lanzamiento Oficial, se espera que el producto de materiales totalmente biodegradables, gracias a su desarrollo con polímeros. Llegue a las tiendas en enero del 2021. Siendo la primer botella que se produzca y comercialice con el envase, adhesivos y tapa totalmente biodegradables.

Una botella que se disuelve en contacto con el océano

El polímero estrella con el que se ha desarrollado este envase se denomina PHA que procede de una bacteria fermentadora.

Una vez procesado como producto final, el material de PHA actúa como una botella de plástico habitual, la cual, afecta su composición al entrar en contacto con las bacterias naturales del mar, empieza a descomponerse.

Las investigaciones de la compañía, afirman el que este polímero (PHA) es plenamente biodegradable «en cada una de las condiciones«, esto lo cataloga como un fuerte pilar para combatir la contaminación de los océanos.

La compañía informó que además buscará abastecerse de agua alrededor de los mercados donde comercializa el producto para contribuir a los modelos de economía circular.

“Es una industria que es notoriamente insostenible y, comúnmente, involucra mover el agua por medio de los mares y utilizar gigantes porciones de energía para trasladar estas botellas. Por consiguiente, constantemente vamos a configurar la producción lo más cerca viable al sitio donde los estamos distribuyendo”, describió Totterman.