Con escasa actividad interna y sin abertura de fronteras, los establecimientos para hospedaje padecen la peor crisis de la historia.

El turismo universal atraviesa diversas fases y en Argentina viene bastante caído. De acuerdo con el análisis llevado a cabo por STR a pedido de la Agrupación de Hoteles de Turismo de la República Argentina (AHT) a grado universal, China dirige la recuperación, a medida que la ocupación hotelera en USA, para el mes de junio, está superando el 60 %.

Este número refleja los efectos de la abertura económica y los niveles de vacunación. El regreso de vuelos a partir de Europa y EE.UU. al Caribe provoca que la tendencia a partir del 2021 sea al alza, aun cuando lejos de los niveles pre-pandemia.

Sin embargo, Sudamérica, con un extenso camino por recorrer, continúa estancada a partir de que alcanzó el 20% de ocupación en el último mes del año debido a las vacaciones de verano y a las fiestas. Superada en junio solo por Europa que llevaba meses a la cola referente a ocupación, debido a que tras el auge que vivieron en el verano europeo, llegaron novedosas limitaciones.

El panorama regional plasmado por el análisis sugiere que, en Sudamérica, los contratos con mineras y otras ocupaciones extractivas mantuvieron la ocupación peruana, en especial en Lima por arriba del resto del territorio. Chile muestra signos positivos en los últimos meses de la mano del desarrollo de la vacunación.

Pero para Argentina, el panorama es poco alentador.

¨Si nos comparamos con el resto, Argentina ha presentado las actividades más bajas, superando el 10% únicamente en 15 de las 65 semanas analizadas tras el anuncio de la Organización Mundial de la Salud de la enfermedad pandémica al rededor de marzo 2020¨, sostuvo Roberto Amengual, mandatario de la Agrupación de Hoteles de Turismo.

¨Estamos bastante preocupados pues todavía no tenemos abertura de fronteras, muchas naciones de todo el mundo se están recuperando desde el turismo interno, y en Argentina aquello no ocurre, el panorama todavía es bastante confuso. La más grande recuperación se da en esos territorios que han cumplido con su proyecto de vacunación y que permanecen en proceso de reapertura de fronteras¨, indicó.

¨Hay una clara correlación entre la vigencia de las limitaciones y el desplazamiento turístico¨, resaltó Amengual.

¨El cierre de fronteras es letal para nosotros ya que Argentina es extranjero-dependiente, más del 50% del gasto turístico en nuestra región nace de los extranjeros. No vamos a llegar ni al 50% de los niveles pre-pandémicos si no se abren las fronteras¨.

El único flujo de turistas en Argentina se otorgó en el primer mes del año y febrero, después retornó a caer, a medida que los otros países regionales han logrado conservar aquellos niveles, según se desprende del análisis.

Asimismo, con la demanda nacional como el primordial impulsor, ciertos destinos regionales en Argentina mostraron signos de recuperación, inclusive con limitaciones en los viajes internacionales. Simultáneamente, lugares como Buenos Aires siguen sufriendo por los cierres de fronteras, limitaciones, falta de segmento MICE y de demanda universal.

La segunda semana de febrero ha sido la de más grande ocupación en la Argentina, y de la misma forma que se observó en otras zonas de todo el mundo, la demanda se concentró en las provincias y regiones de playa, donde la ocupación ha sido más del doble a la vista en las capitales.

En la situación de Argentina, las provincias registraron una máxima de 34% de ocupación, frente al 12% de pico en la ciudad más importante porteña.