La competitividad y continuidad operativa de las industrias es dependiente en enorme medida de una administración eficiente del servicio de mantenimiento y soporte técnico, cuyo objetivo primordial es reducir el peligro de cortes en los procesos operativos que logren producir pérdidas.

El delegado de la administración de mantenimiento debería disponer de tácticas y planes diseñados en función de la verdad y necesidades de cada industria, de los grupos e infraestructura que son parte del proceso benéfico de su comercio.

Su administración debería respaldarse en la medición del funcionamiento de las labores planificadas, por medio de indicadores que le permitan contar con información persistente, específica y actualizada para prevenir fallos o detectar errores, así como para plantear ajustes en referencia de mejorar la eficiencia de los procesos productivos.

Los profesionales piensan los próximos indicadores más relevantes para el control de la gestión de mantenimiento:

  • Nivel de información;
  • Productividad total efectiva de los equipos (PTTE);
  • Grado de incidencia de la capacidad de mantenimiento en los precios de la compañía;
  • Operación de un sistema formal de medidas para establecer la efectividad del mantenimiento;
  • Capacidad de los obreros del mantenimiento para afrontar exitosamente los inconvenientes de su funcionalidad;
  • Presencia de un sistema formal de idealización y programación de trabajos de mantenimiento;
  • Nivel de adopción de sistemas de mantenimiento informatizados;
  • Seguridad del personal y medio ambiente.

Pasar de la teoría a la práctica no es sencillo, debido a que principalmente el control de los servicios de mantenimiento se hace con el respaldo de hojas de cálculo, registrando enorme proporción de datos del servicio que acostumbran a transformarse en un repositorio de información, volviendo inmanejable un estudio cuidadoso para plantear posibilidades de optimización.

Raramente, sirve como instrumento de consulta una vez que los males ya se han presentado, o sea se usa la información de forma correctiva más no preventiva o predictiva.

Un software de mantenimiento para la gestión de servicio técnico está elaborado para automatizar y apresurar el registro de la información importante del servicio técnico de mantenimiento de cada equipo o sistema, permitiendo producir reportes o informes estructurados y confiables con datos específicos de los servicios, por equipo, por periodicidad, por repuestos, por personal técnico, por organización de soporte, etc.

Una correcta administración de mantenimiento técnico debería producir primordialmente, los próximos beneficios:

  • Garantía de disponibilidad de grupos y/o maquinaria;
  • Conservación y confiabilidad de conjuntos;
  • Reducir tiempos improductivos;
  • Reducción de fallos o cortes;
  • Eficiencia de precios de mantenimiento;
  • Aumento de la seguridad y cuidado ambiental;

Disponer de información eficiente y personalizada posibilita monitorear los indicadores establecidos por la zona, medir la evolución de las mejoras aplicadas, revisar la calidad de los servicios y primordialmente detectar deficiencias que logren perjudicar los procesos productivos y reducir peligros. Todos dichos componentes aportan al equilibrio y productividad financiera de la organización.

Principalmente los conjuntos o maquinarias de más grande inversión, cuentan con listas de chequeo -check list- de sus proveedores mundiales, con el objetivo de conservar correctamente estos conjuntos bajo los lineamientos sugeridos por el fabricante.

Un sistema eficiente de software asegura la disponibilidad de la información fundamental para la toma de elecciones para quienes están a cargo del área de mantenimiento.

Un software de coordinación para técnicos posibilita contar con datos de la prestación de los servicios técnicos de mantenimientos preventivos, predictivos o correctivos, entrar a los planes de mantenimiento, crear directivas de trabajo, medir tiempos de atención, mano de obra usada y seguimiento de reclamos o pendientes.

Es un sistema de administración de cada una de las ocupaciones de los servicios de mantenimiento o soporte técnico.

El contar con un sistema automatizado es una inversión rentable, aporta eficientemente a una correcta gestión, control y evaluación del servicio de mantenimiento e influye de manera directa en el grado de efectividad de los procesos productivos del comercio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.