Van de 3 a 5 estrellas y de boutiques a monumentos de la industria. Los establecimientos deben situar a disposición su personal, sin embargo no realizan el seguimiento sanitario.

Tras la elección de aislar obligatoriamente a los individuos que ingresen al territorio con fecha de salida al 1 de julio, la provincia de Buenos Aires abrió el registro de hoteles en el cual a la tarde de este viernes ya había 47 establecimientos accesibles para que viajeros logren alojarse pagándose la estadía y el traslado hacia el mismo. El más cercano a Ezeiza es el Holiday Inn Buenos Aires Ezeiza Airport.

El gobierno bonaerense espera que este registro crezca en los siguientes días una vez que la obligatoriedad del aislamiento sea más continua debido a que, cómo se adelantó, rige únicamente para los individuos que egresan del país con posterioridad al 1 de julio.

O sea que cualquiera que llegue en los siguientes días a Argentina y haya salido previamente del mes 7 no tendrá que visitar un hotel. En aquel caso, el confinamiento tendrá que cumplirlo en su domicilio.

El confinamiento en hoteles va a ser para los individuos que cuenten con resultado negativo a la prueba para SARS-CoV-2 y a lo largo de un lapso de 4 días. Los 3 días restantes el viajero o entorno familiar va a poder realizarlo en su domicilio.

El argumento central de la medida es que colaborará con la contención de un ocasional contagio masivo de novedosas versiones de Covid-19.

En la resolución gubernamental bonaerense donde detallan cómo funcionará el programa de aislamiento se explicitó que la alarma rige sobre las versiones Gamma (originalmente detectada en Manaos, República Federativa de Brasil); Alpha (originalmente detectada en el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte); Beta (originalmente detectada en la República de Sudáfrica) y Delta (originalmente detectada en la República de la India).

La mayor parte de los hoteles accesibles para la cuarentena permanecen en el conurbano norte y sitios subjetivamente cercanos a Ezeiza. Además en el interior bonaerense: Mar del Plata, San Nicolás, Tandil, Lobos, Saavedra, Bahía Blanca.

Hay presencia de grandes cadenas hoteleras. Los costos de los alojamientos arrancan en los $6.800 la noche para una persona. De allí, para arriba.

En Campana están accesibles el Australis Campana y el Plaza Suites Campana. En Luján el Wyndham Garden Luján. La cadena Sheraton puso a disposición su complejo en Pilar (Pilar Hotel & Convention Center) y en aquel mismo distrito permanecen dentro del registro ambos Howard Johnson Resort Pilar (uno situado en Panamericana (Ruta 8), kilómetro 52,5 y otro en Argerich y Cancha Rayada S/N).

En el interior además hay ciertos hoteles accesibles. En Cerro ejemplificando está el Hotel Posada Suiza. En San Nicolás, el Hotel Colonial y en Tandil, el Alta Vista que es un complejo de cabañas.

Además hay hoteles en Olavarría (Demetrio Apart Hotel), Bahía Blanca (Magna Suites), Gral. Lamadrid (Europa), Lobos (Altos de Empalme) y Necochea (Che Neco, Las Barrancas Apart, Hotel Mar y Cielo).

Mar del Plata tiene la mayor disponibilidad de hoteles para la cuarentena a viajeros. Se anotaron los hoteles Costa Galana, Riviera, Iruña, Continental, Argentino, Marqués del Mar, Nuevo Boulevard, Gran Hotel Miglierina, Las Rocas, Ortegal, Riviera, Spa República, Traful y Valles.

En la Ciudad de La Plata, 4 hoteles permanecen accesibles para la cuarentena. Se trata del Grand Brizio (cinco estrellas con sky bar), el Corregidor (cuatro estrellas), los dos en el área céntrica de la ciudad más importante bonaerense. Además un Howard Johnson y el Hotel del Sol.

Alrededor de Ezeiza está el gran hotel Holiday Inn Buenos Aires Ezeiza Airport, disponible para la cuarentena en territorio bonaerense. En tanto que en San Isidro aparecen el hotel boutique Alto San Isidro y el Hotel del Casco.

Después, en Nordelta además se puede hacer el confinamiento en el Whyndam. La lista va a tener una actualización de 3 veces al día y las 47 plazas disponible se puede ver en la web de la Provincia.

En los últimos días y a contrarreloj, el Gobierno bonaerense por medio del Jefe de Gabinete Carlos Bianco y el ministro de Producción Ciencia e Innovación Tecnológica, Augusto Costa, articuló con las diferentes Cámaras hoteleras para que aquellas entidades den aviso a los hoteles sobre desempeño del registro y los llamen a inscribirse.

Protocolos y penas

En la cuestión sanitaria se estableció que a los individuos no se les dejará la salida del hotel predeterminado por la autoridad por el lapso forzoso y controlado.

Los individuos que estén cumpliendo el confinamiento forzoso en los hoteles, deberán hacer la prueba para SARS-CoV-2 al cuarto día del ingreso a estos establecimientos. Asimismo, esa prueba tendrá que repetirse al séptimo día contados desde el ingreso al país, como condición de finalización del aislamiento forzoso.

En caso de que la prueba desarrollada al cuarto día del ingreso al hotel concluya en un resultado positivo, el confinamiento tendrá que completarse en las instalaciones del mismo. Los individuos en aislamiento forzoso y controlados deberán quedar en habitación de uso personal o cohabitar con otros viajantes originarios de su núcleo familiar.

Además se estableció que el confinamiento forzoso involucra “mantenerse alejado de situaciones en las que pudiera entrar en contacto cercano con otras personas (contacto cara a cara a menos de 2 metros)” y que la ayuda exterior con el que contarán los viajantes aislados en cada habitación, va a ser exclusivamente a cargo del personal del hotel.

La administración de Axel Kicillof además resolvió la obligatoriedad del aislamiento en hoteles para personas que ingresan a partir del exterior y poseen residencia en la provincia de Buenos Aires al constatar que, a lo largo del seguimiento sanitario a viajeros, el 40% no estaba en su domicilio y estaba rompiendo el confinamiento.

En caso de no cumplir con la cuarentena se describió que se labrará un certificado y se realizarán 2 denuncias: una penal por atentado contra la salud pública; y otra frente a un Juzgado de Paz por infracción a la normativa provincial, que posibilita entablar multas de hasta 500 salarios básicos de la gestión pública.